04-02-2015

Facturas truchas en la mira de la AFIP

La justicia cordobesa revocó la medida cautelar que perseguía declarar la inconstitucionalidad del Registro de Facturas Apócrifas (APOC) creado por la AFIP. Los jueces de la Cámara Federal provincial legitimaron la base de consulta y determinaron que el empresario denunciante no contaba "con ningún respaldo patrimonial y/o económico financiero para el desarrollo de la actividad" que declaraba ejercer. A partir de este año se reforzarán los controles.
Imagen ilustrativa

Antes del inicio de la feria judicial, la Sala A de la Cámara Federal de Córdoba falló en contra de una medida cautelar que ordenaba excluir a un comerciante de granos del Registro de Facturas Apócrifas (APOC) de la AFIP. El registro funciona como una base de consulta para informar sobre aquellas firmas y empresas que hayan incurrido en el uso ilícito de facturas para evadir impuestos.

El director de la empresa cerealera CONDI SA, Carlos Eduardo Rosas, fue incluido en la base APOC  luego de que la AFIP consiguiera determinar que la firma no tenía capacidad económica para desarrollar la actividad declarada. En respuesta, él interpuso un amparo solicitando que se declare inconstitucional el accionar de la Administración y, como medida cautelar, que se disponga en forma inmediata su baja del registro y el desbloqueo de su CUIT.

El juez de primera instancia, Alejandro Sánchez Freytes, admitió la medida cautelar bajo el argumento que “no existe autorización legal que faculte a la AFIP a la creación de un sitio donde figuren contribuyentes que supuestamente emiten facturas apócrifas”. Para el magistrado, la inclusión en la base APOC dejó al comerciante imposibilitado para ejercer su actividad, puesto que “cuando los consultantes encuentren a su posible vendedor en dicha base, sabrán que la AFIP impugnará como falsas las facturas o documentos provenientes de aquel y evitarán cualquier trato comercial con el afectado”.

En su escrito de apelación, la AFIP dio cuenta de diversas normas federales que sustentan la base APOC e hizo hincapié en que se trata de una “simple base de datos”. Además, explicó que la incorporación al registro no impide continuar ejerciendo el comercio “ya que el único efecto que produce la incorporación a dicha base de datos es que el contribuyente que hubiera efectivizado una operación comercial con el señor Rosas no podría acreditar la realidad de la operación mediante la factura emitida por éste, pero sí por otros medios probatorios”.

En ellos, la AFIP pudo constatar que la firma nunca tuvo empleados declarados bajo relación de dependencia y que presentaba "acreditaciones irrelevantes en entidades financieras” para el desarrollo de las diferentes actividades declaradas. Por otro lado destacaron que no informaba capacidad operativa y tampoco existía información en cuanto a retenciones o pago alguno frente a la AFIP-DGI. Todo lo cual resultaba aún más llamativo si se tenía en cuenta que la firma había efectuado radicales cambios en su actividad a través del tiempo. De cultivo de maíz, pasó a vender combustibles y lubricantes, para luego además realizar obras de ingeniería y de servicios de asesoramiento.

Al llegar a Cámara, ésta revocó la decisión del juez Sánchez Freytes. Para los camaristas Ignacio Vélez Funes y José Vicente Muscará, los requisitos para otorgar la cautelar no se encontraban acreditados. Considerando que “el señor Rosas no cuenta con ningún respaldo patrimonial y/o económico financiero para el desarrollo de la actividad agraria” no resulta claro que la Administración Federal de Ingresos Públicos haya incurrido en una “ilegalidad manifiesta” al incluirlo en la base APOC. Para arribar a esa conclusión, los jueces evaluaron los informes que la AFIP confeccionó durante su investigación [ver fallo completo].

Nuevos controles para la evasión

En octubre del año pasado, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, dijo que se habían detectado alrededor de 10.000 facturas apócrifas. Por medio de una conferencia de prensa, anunció que la página web del organismo publicaría, en pos de “dar un salto de transparencia y calidad institucional”, la lista completa de las usinas que fabrican facturas apócrifas y de las empresas que las utilizaron.

En el rubro Industria, figuran empresas como Esso, Siderca, Ledesma, YPF, Molinos Río de la Plata, Newsan Don Satur, Cosméticos Avon y Quilmes. En el rubro de medios de comunicación y productoras, saltan a la vista América TV, Cablevisión, Cuatro Cabezas, DirecTV Argentina y Pol-Ka Producciones. Las firmas que figuran en el listado son aquellas que están por fuera del secreto fiscal ya que sus causas han sido elevadas a la justicia.

En consecuencia, Echegaray creó un nuevo Régimen informativo de compras y ventas, vigente a partir del 1° de enero del 2015. La herramienta forma parte de "las acciones orientadas a la lucha contra la evasión fiscal mediante la utilización de facturas apócrifas".

A través de la Resolución N° 3.685, la AFIP dispuso establecer un sistema para que los sujetos suministren información respecto de las “operaciones de venta, compra, exportaciones e importaciones definitivas de bienes y servicios, locaciones y prestaciones efectuadas y recibidas". La normativa diferencia entre sujetos obligados, sujetos que pueden optar por el régimen y sujetos excluidos.

La información debe ser brindada en forma mensual por medio de una aplicación que se puede descargar desde el sitio web institucional. Los detalles de su funcionamiento pueden encontrarse en: http://www.afip.gob.ar/comprasyventas/