19-02-2015

Condenan a la Policía Federal a indemnizar a una persona detenida por error

La Cámara Civil y Comercial Federal condenó a la Policía Federal a indemnizar a un abogado que fue detenido por error en una comisaría. Según el sistema informático policial, su número de DNI pertenecía a otra persona. Los camaristas consideraron que una “situación como la vivida produce una alteración en el espíritu y en la psiquis de la persona”.
Imagen ilustrativa

La Sala III de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal condenó a la Policía Federal (PF) a indemnizar por 30 mil pesos a un abogado que fue detenido por un error en la base de datos del sistema informático policial, a raíz de la cual se le abrió una causa penal. 

El abogado, trabajador del CONICET desde hace 20 años, se había presentado en la comisaría con la finalidad de informarse sobre una denuncia por impedimento de contacto de su hijo menor. Al momento de exhibir su DNI y cédula, el personal policial le hizo saber que según los datos del sistema informático “IDGE” de la PF, la matrícula de su documento pertenecía a otra persona. Inmediatamente fue detenido, retenida su documentación y se le dio aviso a las autoridades judiciales para que inicien causa penal. El abogado permaneció detenido allí durante tres horas.

En la causa penal iniciada, se demostró que el número de DNI pertenecía efectivamente al abogado y que “la irregularidad advertida por personal de la Seccional nº 20 de la P.F.A. … resultó del error existente en la base de datos de dicha repartición”. A raíz de ello, la jueza a cargo de la causa, el 3 de junio del 2008, dictó el sobreseimiento, ordenando la restitución de los elementos secuestrados. En consecuencia, el abogado inició juicio a la PF, solicitando una indemnización de 50 mil pesos en concepto de daños y perjuicios.

La jueza de primera instancia, considerando acreditados los hechos, resolvió sentenciar a la PF a pagar una indemnización de 16 mil pesos. Ambas partes apelaron el fallo. El abogado porque consideró que la suma era insuficiente y solicitó que se aumente a los 50 mil solicitados originalmente. La PF porque consideró que no tenía ninguna responsabilidad en lo ocurrido.

La Cámara Civil y Comercial Federal consideró “indiscutible que una situación como la vivida produce una alteración en el espíritu y en la psiquis de la persona, los sentimientos que pueden asociarse a una experiencia tal son la incertidumbre, el enojo, la angustia, la vergüenza y, también, la tristeza. Todo ello juega en detrimento del ánimo de la persona y de su bienestar a nivel espiritual”. También señaló que “la causa penal por falsificación de documento público trascendió la esfera de su círculo íntimo llegando a conocimiento de sus compañeros y superiores” y que teniendo el afectado una denuncia abierta por impedimento de contacto, este tiene “el temor razonable de que su detención pudiera influir negativamente en aquella causa”. Por todo ello, resolvieron elevar la suma indemnizatoria a 30 mil pesos en concepto de daño moral y emergente [ver nota].